domingo, 17 de agosto de 2008

Agosto 2008 LOS 6 DIAS DE L'AVEYRON

Increíble..... o alucinante.... o espectacular.
Bueno, pues para estas ocasiones hay muchos adjetivos para describirlo pero no me quiero quedar con ninguno.
Despues de pasar 10 días de lujo en un verdadero paraiso de la orientación me quedo con ganas de mas porque estas cosas nunca se aprovechan lo suficiente, y no lo digo porque no lo haya vivido a tope.

¿Por qué los 6 días de l'Aveyron?
Gracias a que Alonso, mi gran tutor de este excitante deporte, acudió hace 4 años a esta competición quedando asombrado de la calidad de los mapas y del terreno; y sobre todo de la tranquilidad de estos pequeños pueblos que parecen haber salido de un cuento de la edad media sin que los años hallan hecho heridas en sus increibles murallas, torres y castillos.

El primer día salimos de Logroño Alonso, Óscar y yo a las 6:30 para llegar a Montmeló a las 11 donde habíamos quedado con una corredora del CRON en la estación de trenes.
A las 6 llegamos a Cornus (Centro de competición), recogimos los mapas de entrenamientos y seguido fuimos al camping de Nant a instalar las tiendas. Aquí nos encontramos con los de Madrid con los que íbamos a compartir parcela y a convivir los 10 días. Seguido fuimos a Saint Eulalie du Cernon donde estaba situado el entrenamiento, una bonita zona en la que había un curioso tren turístico a pedales que daba la vuelta al monte. Enseguida nos pudimos dar cuenta de que no falta ni la piedra mas insignificante.





El segundo día, por la mañana fuimos a comprar a Millau al "Super U". Por la tarde fuimos a La Couvertorade, un pueblo espectacular amurallado, para realizar el 2º entrenamiento junto con Montse, una Élite Madrileña que aunque al principio le vacilaba mucho después nos cogimos gran cariño (aunque ella os diga que no) y ahora me acuerdo mucho de ella.


Los siguientes días comenzó la competición, había unos 3000 y pico participantes, algunos de 8 y 70 años y aunque parezca mentira iban trotando. Cada día era un nuevo desafío en el que la calidad del mapa cada vez me parecía mejor quizás porque me fijaba mas. Los mapas eran muy diferentes: bosque, claros, vegetación, cuevas, rocas, cercados, agujeros pozos y con escalas de 1:7500 e incluso 1:5000 el último día que eran una gozada porque leías todo. Un día nos apuntamos a un microsprint que no iba incluido, a escala 1:1000 por el bosque. ¡Increible!. Todo era excitante, me sorprendió la tienda de ropa de orientación con infinidad de opciones y un técnico de brújulas. Óscar y yo nos compramos un traje de color negro y amarillo muy llamativo a buen precio que en España nunca hubiéramos visto. Los sprines finales nos los apostábamos con Juanma (Madrid), que por cierto aún me debe un helado y yo a él la cerveza del último día. Cada día fui mejorando los resultados hasta que al final me quedé el 32 de 98 que parece que está muy bien para ser una competición internacional a gran nivel.Todas las tardes aprovechábamos para ir a visitar pueblos y paisajes típicos. La Couvertorade, Saint Eulalie, La Cavalerie son preciosos pueblos amurrallados con mucho encanto, Cantobre colgado en el borde de las rocas y Peyre desde donde se veía el acueducto mas alto del mundo en Millau y Roquefort donde como no compramos esquisitos quesos y vimos las famosas cuevas donde lo curan.


Anécdota


Mientras Óscar y yo nos cambiabamos en el coche antes de una de las carreras, vimos por fortuna al mismísimo campeón del mundo "Terry Georgiou" nada mas y menos que buscando su coche en el inmenso parking sin éxito alguno, y no estuvo poco tiempo sino mas de 5 minutos. Pensar en las risas que eso conllevaba, claro que un orientador como él perdido buscando su coche..., el asunto tiene narices.



Todas las fotos (aquí)
Publicar un comentario